miércoles, 26 de diciembre de 2007

Textos sobre Ignacio y su obra.

Una publicación de NTC …
MATRIZ de esta página:
.
Frases célebres (Texto sobre Nacho)
Por Luis Fayad
Escritor colombiano en Berlín, Alemania

---
Antecedentes:
De Henry Posada < cronopio75@hotmail.com >
para
NTC … ntcgra@gmail.com fecha 03-feb-2008 12:09
asunto FW: Ignacio ... , fotos
Amigos de NTC: qué bueno incluir en el blog
IGNACIO RAMIREZ PINZÓN ( http://ignara-ntc.blogspot.com/ ) lo que dice Luis que escribió en Cronopios. Lina María Pérez, puede de pronto tener archivos del diario de nuestro querido amigo. Un abrazo. Henry.
--------------------------------------------------------------------------------
Date: Sun, 3 Feb 2008, 17:17:27 +0100
From: LUIS FAYAD lfayad@.... . To: cronopio75@hotmail.com
Subject: Re: FW: Ignacio ... , fotos
Mi querido Henry,
Con mucha alegría recibo tus noticias, y con mucha alegría veo los homenajes a nuestro Cronopio Mayor. Me siento orgulloso de estar en esas fotos con amigos tan queridos (1) . El pesar enorme por la muerte de Ignacio se soporta un poco mejor con esta comunicación tuya.
Yo escribí un artículo llamado Frases célebres, es sobre Nacho, apareció en Cronopios (2) , ojalá lo incluyan en su blog .
(No olvido la camiseta del equipo de fútbol de Alemania). Por ahora te envío mis abrazos.
Luis.

---
(1)
FOTOGRAFIAS ANTERIORES a Dic. 19, 2007 ( http://ignara-ntc-albumes.blogspot.com/ )
(2) Lo publicamos enseguida tal como nos llegó, tomado del archivo en ntcgra@gmail.com de NTC …:
de Cronopios < cronopios@cable.net.co >
para NTC … CRONOPIOS 1 < cronopios@cable.net.co >
fecha 10-ene-2007, 22:28 asunto N1O1P1:

Jueves 11 de enero de 2006http://cronopiosdiariovirtual.blogspot.com/
.
Frases célebres
Por Luis Fayad
Escritor colombiano en Berlín, Alemania

.

Con las frases célebres que uno ha oído y leído desde niño puede armar una enciclopedia de sus asombros e indiferencias personales, de sus motivos de risa, sus veneraciones y su opinión sobre inútiles evidencias. Aburren algunas que suenan con tono de mandato y las que susurran un consejo o una advertencia. Uno nunca sabe qué le queda al espíritu de esa acumulación, pero en todo caso ya es mucho que sirva para divertir. Su función no es hacer pensar, las frases célebres no tienen que ver con la Filosofía aunque su autor sea un filósofo que las labró en piedra.

De otra clase son las frases que se leen en diversos escritos y entrevistas. Su sentido es una creencia personal que rige una actitud, un pensamiento que se forma con la experiencia, con la espontaneidad del momento o con la meditación. No son una exhortación irrevocable ni una confidencia. Cuando Ignacio Ramírez, director del Diario Virtual Cronopios, dice: He descubierto que el tiempo alcanza para todo, da testimonio de un comportamiento de vida que puede mover los sentimientos en los demás, pero que no es materia para discutir. Eso es cosa de él, es una revelación del yo en el plano existencial que no molesta, que no invita a nada como es la función de las otras frases, ni le define ni le resuelve problemas a nadie.

No es una frase que deba causar conflictos pero sí deducciones equivocadas. Es posible pensar que Ignacio Ramírez no hace nada, pero, por principio, no puede ser, pues al que no hace nada el tiempo no le alcanza para nada. Tampoco concuerda pensar que quien habla tiene a su disposición secretarias y choferes, recaderos y aparatos de comunicación, ya que muchas veces, en estas situaciones, se trata de una persona a la que siempre le falta un minuto, la que consigue más ayudantes y otro aparato telefónico y se da cuenta de que todavía le falta el minuto para terminar de firmar documentos y conversar a larga o corta distancia.

El testimonio de aquel logro individual, que dicho de esa manera no ordena ni invita a ser imitado, induce a juicios que se alargan después de la sensación. En todo caso la frase no proviene de una persona que se desempeña en lo que no quiere, pues por más de que no tuviera apuros de tiempo, no se le oiría con ese tono de contento. Todo lo contrario, se vería que no está en amistad con el tiempo. Cuando alguien trabaja en lo que no quiere pierde el ánimo para lo demás y siente que el tiempo no le alcanza para todo, no siente que lo está perdiendo, siente que todo se le va en lo que no quiere por más de que tenga una parte del día para llenar una ilusión. No la utiliza, es la pérdida del ánimo que no deja ver por dónde andan las horas.

Para que a una persona el tiempo le alcance para todo no le basta con administrar en punto el reloj. Si sólo hay fuerza sin cariño, el tiempo se rebela y hace creer que acorta su duración para convertirse en tortura. El tiempo se alarga para que quepan muchas cosas cuando el usuario, hasta donde se lo permitan las condiciones sociales y su voluntad para elegir en la escala que va de la sencillez a la vanidad, hace lo que quiere, y en resumidas cuentas hace lo que debe hacer. No a lo que está obligado por mundos ajenos sino por el de sus quimeras que mima hasta la utopía, con la renuncia de muchos espejismos, que no siempre significan bienes materiales, para extasiarse en otros. Le queda tiempo para hacer lo que sería un propósito de vida, incluidos los medios de sustento, aunque le cueste trabajo. De todos modos lo otro va a costarle más trabajos con menos entusiasmo. El tiempo se alarga cuando cada cosa se mete en su minuto, el que antes habían usurpado otras invenciones, que saben medir el tiempo pero sin normas para que el individuo se guíe por sus compartimentos. Cuando uno piensa en que a alguien el tiempo le alcanza para todo, piensa en que está instalado en el tiempo con lo que quiere y debe, en que no siente que es mucho o poco lo que hace, el cupo está completo porque aquí no intervienen los conceptos de volumen ni de actos desdeñables o heroicos.
Luis Fayad
++++
ADIOS A IGNACIO
Por Orlando Villa

Con tu mano tocaste un árbol
Tocabas la vida y la posteridad
Tu cuerpo desaparecerá
Pero tus letras quedarán
Existirán en tinta y papel
Y en el mundo virtual
Ignacio, amigo cronopio
Estarás para siempre
En la inmensidad...

Orlando Villa, West Palm Beach, FL Diciembre/08
de Orlando Villa x1condor@bellsouth.net para ntcgra@gmail.com fecha 02-ene-2008 23:20
asunto Adios a Ignacio
---
de Orlando Villa guane@bellsouth.net para ntcgra@gmail.com fecha 05-ene-2008 2:05
asunto Adios a Ignacio...
Hola amigos de NTC, gracias por tener en cuenta mi contribución a la memoria de nuestro recordado Ignacio. Yo nací en Bucaramanga y resido en gringolandia desde hace ya algunos años, he contribuido a medios alternativos de lengua inglesa como The Community Press y la revista de poesía Bullfrog Bulletin de Oregon y El Diario Hispano, ahora colaborando con un quijotesco personaje de la cultura y las letras Latinoamericanas de la florida, J Palomino y su proyecto “Memoria Cultural”, una bandera extraordinaria para ganar y sentar presencia en estas tierras donde todo lo que brilla no es oro y donde se cosecha la frivolidad y la discriminación.
Ignacio fue uno de los primeros santos del oficio de escribir que reconoció y respaldo esta labor casi imposible de hacer cultura donde no existe, su colaboración fue como un cordón umbilical estimulando y compartiendo su creatividad y experiencias con el grupo de la Florida, revitalizando conocimientos vitales del oficio arcano y mágico de las letras dejando en cada uno de nosotros su esencia y siendo parte de la memoria cultural Latinoamericana en la capital del sol. Sinceramente, Orlando Villa
+++



Ignacio Ramírez: Un cronopio grande
AMADEO GONZÁLEZ TRIVIÑO
Diario del Huila,
http://www.diariodelhuila.com/ , Enero 2-2008
http://www.diariodelhuila.com/index.php?option=com_content&task=view&id=10864
Agradecemos a Oscar Dominguez G. (
oscardominguezg@etb.net.co ) el envío de este texto.

Un día, como todos los días, pero no un día cualquiera, conocí a Ignacio Ramírez, gracias a ese contacto de una eterna amistad que me ha unido a Filomeno Hernández, y a éste con aquel.
Fue por allá en su palacio encantado de La Jagua, donde Filomeno acababa de instalar un taller que esperábamos permaneciera aún allí, que fuera el epicentro de toda su creación y el espacio fructífero de su imaginación, pero sus pobladores miraron con estupor su obra y su silencio y frente a muchas reservas por su actitud de respeto a la libertad y al hombre, motivaron su viaje intempestivo de un sitio a otro, hasta que finalmente regresó a su patria espiritual, la Suiza de sus encantamientos, donde vale más el ser humano por ser humano, que por pertenecer a cierta condición social, como se exige en nuestro medio.
Ignacio Ramírez, había transitado por esta capital diocesana, haciendo radio, venía del sur y seguía como un Cronopio, buscando el sendero de la palabra, para reiterar por siempre su mensaje por el arte, por la cultura, por la vida y en defensa de lo nuestro, de su Colombia dolorida, que le permitió reivindicar en sus múltiples facetas, con encuentros culturales con los que siempre estuvo comprometido, con ese grupo de escritores, de artistas y de cultores que están allí, trabajando por puro amor al arte, convencido de que aún hay “hombres y mujeres de palabra”, con quienes se puede construir la “nueva Colombia”, sin indiferencia, sin dolor y sin violencia.
Esta relación se consolidó posteriormente con una comunicación casi diaria, a partir de su diario virtual “Cronopios”, donde, últimamente, cerca de cincuenta mil personas, lectores de todo el mundo, y de su Colombia amada, recibíamos las notas, los comentarios, los informes y todo ese bagaje cultural que poco a poco, se fue muriendo, cuando las fuerzas físicas, minaron su cuerpo, cuando paulatinamente Ignacio comenzó a sentir que muy pronto “volvería” a levantarse, y un día, como cualquier día, su vida se transformó en un aliento que está aquí con nosotros, todos los que lo quisimos y los que lo recordamos y por quien, hoy en día, nos comprometemos a llevarlo siempre, como el símbolo más grande y más hermoso de todo lo que significa amar el arte y vivir la vida, en medio de la espiritualidad de los genios que siempre lo acompañaron y que nos acompañan cuando abrevamos el silencio de los dioses.
Hasta los primeros días de noviembre, recibimos siempre su correo. Era la información cultural más completa que podía, el personalmente, ofrecernos a todos sus allegados, ahora mucha falta nos va a hacer.
Es muy triste saber que solo Ignacio Ramírez, podía hacer todo lo que hizo, y que muchos queremos continuar con su proyecto, que muchos estamos dispuestos a poner nuestro granito de arena por hacer posible que Cronopios vuelva a ser, como lo fuera su otrora Literalúdica, y como la información cultural y el reconocimiento de tantos escritores y artistas, se dio durante toda la última década, gracias a este hombre, forjador de otros tantos hombres y mujeres, que confiando solamente en su trabajo, por puro amor al arte, edificó un espacio para hombres y mujeres de palabra.
No digo que paz en su tumba, porque espíritus nobles como Ignacio Ramírez, que vivieron para amar y usufructuar el amor de la palabra y de la vida, estará aquí, permanentemente en nuestras mentes y en nuestra obra, para seguir sus pasos y continuar llevando el mensaje que un día nos enseñó y que se constituyó en su eje, en su derrotero: Cronopios: diario virtual para hombres y mujeres de palabra “Fundado en 1990”. Después de Cortázar el Cronopio mayor, un gran canto, un gran homenaje para Ignacio Ramírez, un Cronopio Grande, que vivió por puro amor al arte.
---
Comentarios en el Diario del Huila:
. 03-01-2008 07:08
Valioso reconocimiento a IGNACIO RAMIREZ, "Nacho", Cronopio, "fantasma feliz". En su memoria y agradecimiento un grupo de amigos han abierto un portal blog que está compilando la mayor información posible sobre él - hombre ejemplar -. VER:
http://ignara-ntc.blogspot.com/ . Allí esperamos aportes y colaboraciones: ntcgra@gmail.com
Atte, NTC Cali Colombia. En. 3/08




+++



IGNACIO:



La estrella eras vos,



siempre estará la lumbre de tu sonrisa



poblando los días futuros, dizque sin ti....
Por Anabel Torres
.*
Diciembre 19, 2007
*, 04:18:14 (Recibido* por NTC … 01-ene-2008 7:44. Gracias Anabel )

Querido Ignacio, tengo mucha rabia conmigo porque por más que estrujé los pocos sesos que me quedan desde hace tres semanas, queriendo escribirte esta carta, para que la leyeras o te la leyeran, no salió. Pero hoy, al recibir la noticia de tu partida me doy cuenta que tus cronopios y tus cronopias nos hemos quedado huérfanos de una estrella. La estrella eras vos, Ignacio: donde estuviéramos cada uno, cada una, cuando desde el balcón de cualquier país extranjero, en el frío o en el calor, en el día o en la noche, abríamos los postizos a nuestra nostalgia y alegría de patria (que van juntas, qué pereza la nostalgia sola), divisábamos enseguida que además de los correos ofreciéndonos viagra, viajes relámpago, trabajos o no trabajos, impuestos o no impuestos, implantes de penes o de pelos y otras lindezas, regaños o no regaños de los demás, estaba siempre tu estrellita doblada de mil maneras caprichosas, siempre abrible, y a veces hasta dos y hasta tres luceritos el mismo día, la gran estrella Cronopios regalándonos la navidad del arte TODOS LOS DÍAS. Porque hiciste de la vida diaria una navidad interminable que nos hacía posible renacer todos los días, no me parece extraño que el firmamento te haya reclamado en días prenavideños.

Y bueno, tanta tontería para no haberte escrito antes lo mucho que te queremos, que te extrañaremos, que ya lo hemos estado haciendo en este ensayo de puesta de largo que hemos tenido todas estas semanas desde tu último Cronopios, y sobre todo que te AGRADECEMOS haber logrado hacer la tierra una sola, con su loma bonita y su estrella centelleante, para todos tus caminantes, que hoy quisieran poderse agolpar a las puertas de ese camino en Bogotá para despedirte mejor, caperucito nuestro, portador de las más ricas y variadas tartas, espantalobos, brujo de risas, Ignacio nuestro de cada día, nos has dado tanta alegría. Un beso desde el fondo de nuestros corazones donde siempre estará la lumbre de tu sonrisa poblando los días futuros, dizque sin ti....



---



*de Anabel Torres < arboldepapel@yahoo.com >
para ntcgra@gmail.com fecha 01-ene-2008 7:44
asunto gracias, muchas
Estimados NTC, ha sido una gran alegría abrir hoy el correo de NTC y ver las páginas dedicadas a nuestro querido cronopiocómplice. Gracias de todo corazón.
Les he reenviado una notica mía... no por ´buena´, sino por estar, ojalá la pudieran colar en el rinconcito de mensajes enviados.
Felicitaciones por el blog y muy buenos deseos para el 2008, y para los lectores y lectoras del blog...
Un abrazo, Anabel Torres
---
---------- Mensaje reenviado ----------
From: Anabel Torres <>
Date: Wed, 19 Dec 2007 04:18:14 -0800 (PST)
Subject: IGNACIO



+++



---.



YO TUVE UN ABUELO CRONOPIO
Por: Paula Van-Grieken Ramírez



Bogotá, Diciembre 19, 2007



"Texto que leyó Paula, la nieta de Nacho, hija de Carmencita, el día de la velación y las exequias." ODG



Su abuelo Ignacio, su mamá Karmen (hija de Ignacio) y la nieta Paula, autora del texto.


Las fotografías de ellas son fragmentos de las tomadas por Fernanrdo Guinard, las cuales publicamos en este portal en:




.


Agradecemos al escritor Oscar Domínguez G. oscardominguezg@etb.net.co el envío del texto en Dic. 26/07. (1)






.


Buenos días, quiero empezar con una simple pregunta, ¿Alguna vez se han visto los zapatos? Pues quiero decirles que la mayoría de sus zapatos son cafés, amigos del hombre del millón amigos o pues eso parecía ayer.

No sobran los saludos para todos y cada uno de los presentes, aunque estamos aquí para despedir a mi abuelo.

Cuando comienza el ciclo para cada uno de nosotros, tenemos como objetivo cumplir las cuatro reglas básicas de la ciencia y la evolución: nacer, crecer, reproducirnos y morirnos, eso es lo que normalmente pasa con aquellos que se enfrentan a la vida sin pasión alguna. Pero un ejemplo completamente opuesto a lo anteriormente planteado, es el gran personaje por el cual nos reunimos hoy aquí, Ignacio, Nacho, Cronopio Mayor entre otras de las denominaciones que se le tenían a este perseverante sujeto que reflejaban el gran amor que él nos producía, hace que hoy nuestros corazones se rebosen de tristeza y melancolía, pero dejando un poco de lado el dolor, sin olvidarlo, este momento tiene que ser diferente, lo sabemos Nacho se ha ido, pero nunca saldrá de nuestros corazones, de nuestras mentes y hay que darnos cuenta que él ha aterrizado en un lugar mejor e inimaginable, después de un largo vuelo, sin dejar que se apagaran los faroles de su alma por el miedo que el sentía por dejar de vernos a todos, pero ahora lleno de felicidad, les aseguro esta viéndonos desde lo alto junto al creador de la belleza y de hombres como él, un personaje que ocupa una gran escala de sol en el bello sonido y las hermosas melodías que producen cada uno de los latidos de los corazones de los que estamos aquí presentes, corazones amigos, corazones bondadosos, tolerantes y llenos de dichas características que hacen a una persona única entre muchas otras y las convierten en personajes que hoy Nacho se lleva en su enorme corazón.

Aunque a muchos no los conozco lo único que les puedo decir, por que sé que están sintiendo el mismo dolor inexplicable que llena mi cuerpo y mis venas es que nuestro hermoso cronopio mayor esta reunido con todos los fantasmas felices, a los que tanto amaba y recordaba con amor ferviente, juntos están haciendo chistes y llenando el cielo de carcajadas por que él ha llegado para hacerles compañía.

Después de recibir tan triste noticia a las 3:45 AM tuve un hermoso sueño, estábamos Nacho, mi mamá y yo en una amplia sala, Nacho no podía parar de reírse, tenía algo parecido a lo que llamamos felicidad, algo parecido por que era mucho más grande de lo que se puede entender por felicidad, sus carcajadas inundaron la escena y sus manos junto a las mías me llenaban de paz y me ayudaban a darme cuenta que Nacho esta bien, contento y satisfecho por haber vivido junto a cada uno de nosotros.



Claro está que yo no se tanto vocabulario como lo sabia el tan intelectual Cronopio de Amor pero el que tengo me sirve para decirles que nuestro amado está bien y también para agradecerles por ser como fueron con Nacho, gracias y mil gracias.

Por último quiero decirles que Nacho murió sin saber que era el mejor padre y el mejor abuelo, pero cada uno de nosotros sabe que el valiente y fuerte Nacho murió siendo el mejor hombre.

Parece ser que la carboncilla con cara de iguana, como me decía en mi borrosa infancia, tendrá que preguntarle a nuestro adorado el por que de ese sobrenombre al igual que ustedes, para poder preguntarle hasta las cosas más locas jamás imaginadas, y poder tomar un poco de te con lecturas protagonizadas por su peculiar voz, que les quedo debiendo, dándonos un abrazo lleno de gozo allá en donde las calles son de oro, y los jardines infinitos, el esplendoroso cielo, lleno de fantasmas felices, y que con el paso de los años se va a ir llenando de aquellos que se las dan de vivos.

Como olvidar aquellas noches en la que hacíamos las competencias de melomanías, o de aquellos extraños juegos de cartas en los que el siempre me ganaba o por el contrario su amada Wayunkerra, como olvidar aquellas idas a corferias a ver libros y conocer más a Nacho por sus profundas pasiones por cada letra en cada hoja de cada libro de cada estante de tan inmensa colección de libros en la colosal instalación de aquel pabellón, como olvidar cada pequeño detalle que hizo de nuestras vidas un regalo memorable por parte de mi bello abuelo; dicen por ahí que los pequeños detalles son los que enamoran, pero en este caso los pequeños detalles de mi amado abuelo Nacho son los que dejaron marcados nuestros corazones, pero especialmente pienso que sus pasos marcan mi futuro y sus bellas letras están recorriendo mis venas desde que nací hasta el día en que me vuelva a decir en el oído que le gusta el olor de la fragancia que me apliqué aquel día, Nacho es el hombre que más admiraba en secreto, era y será por siempre el mejor abuelo sobre la faz de la tierra, aunque nunca se lo deje saber, quizá por pena o de pronto por exceso de admiración, no lo sé, pero lo único que si tengo completamente claro es que lo amo desesperadamente, y mi vida entera será un eterno homenaje para él.

Algunos científicos dicen que cuando uno se duerme para jamás despertar puede llegar a pesar 21 gramos menos, muchos dicen que ese cantidad hace referencia al peso del alma, sin embargo después de un largo y profundo estudio personal de la inmortal alma de Nacho me puedo llegar a dar cuenta que los científicos han fallado esta vez, 21 gramos es muy poco, estoy segura que cantidad alguna para poder llegar a medir el alma de tan valioso personaje no existe, pues era tan única y especial que rompería todas las balanzas que existen en este mundo de colores.

Gracias Nacho, gracias hermoso abuelo mío, por darme la oportunidad de sentarme en tu silla de escritor, parece ser que un poco de tu inspiración quedó impregnada en ella, y yo, que creo que soy la primera en sentarme aquí después de tu partida, para hacer lo mismo que tu hacías, siento que me he quedado con parte de tu infinita sabiduría, es una gran responsabilidad, pero tranquilo Nacho trabajaré tan duro como tu lo hiciste, no te voy a defraudar; TE AMO, TE AMO MUCHO ABUELO.
Bogotá, 19 de diciembre de 2007


---


(1) de Oscar Dominguez G oscardominguezg@etb.net.co
para NTC … <
ntcgra@gmail.com > fecha 26-dic-2007 23:57
asunto Re: IGNACIO RAMIREZ PINZÓN. "Nacho". Cronopio. Estado al 26, Dic. 2007. 3:46 PM
NTC … , SALUD. Buenísimo ese blog-cronopio. Los dejo con el texto que leyó Paula, la nieta de Nacho, hija de Carmencita, el día de la velación y las exequias. También una crónica y un "soneto" míos escrito hace un tiempo*. Ya les enviaré otros materiales. od (* Se publican enseguida)


+++


Breve historia de un cronopio
Por Oscar Domínguez G. , oscardominguezg@etb.net.co



Muchas palabras leídas, escritas, fotografiadas, imaginadas..., han corrido bajo las dipotrías de Ignacio Ramírez Pinzón desde cuando un 30 de noviembre, hace 61 años largos, la cigüeña lo depositó, con todo y su nariz quevediana en la apacible aldea bogotana.

El Tiempo del 30 de noviembre de 1944 informaba en su primera página que Churchill, para parecerse a Ignacio, escogió ese día para nacer. Hitler empezaba a salir por la puerta falsa de la historia. La guerra se reducía al punto de que no le gastaban más de una anoréxica columna en primera página. Mark Twain y Jonathan Swift, dos hombres de palabras si los hay, también intrigaron para nacer un día como hoy.

En noviembre del 44, el café, nuestro cultivo más mono, luchaba por venderse mejor, como ahora. Bogotá padecía lo indecible para conseguir tres millones de pesos y pasaba el sombrero para arbitrar recursos ya que no había cama para tanta gente. Los mecanógrafos – muy solicitados en los avisos clasificados- no eran una especie en vías de extinción ni mucho menos, y la sífilis y la blenorragia hacían de los suyas entre quienes hacían el amor por fuera de la epístola de Pablo.

De la mano de su madre, Nacho empezaba a juntar vocales y consonantes. Y hacía la primaria en el amor enamorando imposibles de uniforme. Las únicas que no se enteraban de esos amores eran sus platónicas novias. A varias de ellas las convirtió en esposas.

Desde sus primeros teteros existenciales, el cronopio Nacho, decidió vivir sobregirado de vida, a pesar de su precaria salud de los últimos años. Todos los días reencarna en sí mismo. Sus amigos creemos que decidió vivir de una vez todas sus vidas futuras.

En sus vidas se ha dado todas las licencias, siempre dentro de una ética y una estética sin concesiones.

Una de esas licencias puede parecer un tanto exótica. De paso por el río Atrato, el reportero que hay en él desde siempre, se dejó besar de un cocodrilo. De esa “coalición” derivó las cicatrices que enriquecen lícitamente su rostro. Jamás pensó siquiera en la posibilidad de gastarle cirugía plástica a esa muy sui generis huella digital que lleva en el rostro. Cocodrilos no nos besan todos los días, se dijo Nacho.

CIUDADANO DEL MUNDO

Como uno es de donde lo quieren, al decir del juglar vallenato Alejo Durán, Nacho es un bogotano nacido en todas partes. Trotamundos de la palabra ha convertido el mundo en su hábitat.

Estas primeras décadas suyas las ha dedicado a asombrar a su rebaño de cronopios y cronopias, literalúdicos y literalúdicas, ustedes y “ustedas”, con su calidad y calidez humanas.

Es tan andariego que de lejos se ve que en su árbol genealógico hay un espermatozoide que camina. Espermatozoide andariego y mamagallista que lo ha llevado a muchos óvulos complacientes, comentó alguna vez.

Para un hombre siempre amenazado de vida, nada mejor que disfrutar la experiencia de vivir la muerte lúdicamente. Decidió hacerlo en uno de los tantos festivales culturales que ha organizado en Europa, muchas veces contra el querer oficial, para llevar a todos los ámbitos la voz de los creadores colombianos.

En el último, realizado en Italia, desde su cama en un hospital, Nacho siguió su enésimo festival desde el otro lado de la vida. El día que llegó fue hospitalizado de urgencia. En estado de coma, desde su cuarto en la clínica, siguió desde el más allá – donde estuvo- las incidencias del festival que se cumplió con el libreto que había preparado. Tan pronto se acabó el festival fue dado de alta.

Desde que se conoce, Ignacio ha hecho del esceptisimo una religión y de su vida una casa tomada por los libros, en homenaje a Cortázar. Su pasión-devoción por ellos ha sido tal que bien podría llamarse “Alegríadeleer” Ramírez.

Ve un libro y de inmediato se produce entre los dos un caso de amor a primera vista. Los acaricia, los huele, y en centésimas de segundo sabe en cuánto tiempo los despachará. Solo falta que en su apartamento nos abra la puerta uno de de sus libros. O de pronto el mismo Cortázar, su gurú, Henry Miller; o don Quijote, Remedios, la Bella, algún compadrito de Borges.

O uno de los pintores o protagagonistas de los cuadros con los que mantiene permanente diálogo desde la eternidad de las paredes que llenan de color y vida su casa, que siempre ha sido la casa de todos, como en el verso de Pombo. Y que de pronto pone en venta para solventar achaques económicos. (A pesar de que trabaja desde los 14 años, el Seguro Social, en su sabiduría (¿) decidió que no tiene derecho a la jubilación).

JUNTOS PERO SÍ REVUELTOS

En Nacho, periodismo y literatura han ido juntos pero sí revueltos. La desmesura de su comunión con la palabra la inauguró temprano fundando el periódico de su cuadra bogotana. De esta forma, iniciaba la primaria como reportero de todas las horas y de todos los insomnios. Radio, prensa y televisión ejercidos en los más inverosímiles sitios de Colombia, se han lucrado de su talento infatigable, siempre en período de prueba.

Nada de lo que tiene que ver con el ejercicio periodístico y literario, le ha sido extraño. En periodismo es de la vieja y de la nueva guardia al mismo tiempo. Esta faceta la atestigua su agencia virtual Cronopios donde trabaja desde hace quince años por puro amor-humor al arte utilizando ese periódico sin rotativa que es la web. Su vitalidad nunca prescribe pese, repito, a una mala salud - con el alias de cáncer- que no le da tregua. Y que de pronto lo horizontaliza en la cama. Su situación generó un gran movimiento de solidaridad al cual Nacho le salió al paso en una ocasión desde su lecho de enfermo para desautorizarlo sin piedad. (Ver nota adjunta).

Desde siempre, para sus amigos y amigas, Ignacio ha sido una copa para todos llena. Pero desde que ingresó a los A.A., - ayatolas antietílicos- ofrece almuerzos o un café bien preparado y mejor servido. Ha disfrutado la amistad desde la intensa y extensa bohemia hasta la urbana paz del tinto. Sin concesiones, se ha dado a sus amigos a los que considera libros siempre abiertos en primera página. Como él mismo lo ha sido para todos.

Tomando prestado un verso de Geraldino Brasil, se puede decir que valió la pena vivir, solo por ver pasar a Nacho a quien los escritores latinoamericanos residentes en Miami le rinden pleitesía el 28 de julio con la organización de la revista Memoria Cultural.

----

Soneto a Nacho

................................................... Por Oscar Domínguez G.




En mi vida me he visto en el aprieto
De a los dioses dar gracias por Ignacio.
Burla burlando, y como voy despacio,
Me faltan los tercetos y un cuarteto.

Qué rollo tan berraco es ser “poeta”
Cuando las musas miran a otro lado:
A esta altura me siento naufragado
Pues aún no hablo bellezas del esteta.

De nariz cual de verso de Quevedo,
Se la ha jugado en paro y con denuedo
Por su amor: la palabra. Tal es Nacho,

Que sus amigos vemos como un macho
Cronopio sesentón. Él tanto ha dado
Que olvidó el participio jubilado.
+++

Vagón de un Viernes de Poesía para Ignacio Ramírez

de Gustavo Enrique Ortiz Clavijo < geortizc@unal.edu.co > para ntcgra@gmail.com
fecha 26-dic-2007 14:39
asunto Texto pal blog de Ignacio hecho hace unos meses

Vagón de un Viernes de Poesía para Ignacio Ramírez

Si un Viernes de Poesía después de 10 años fue un lunes, si por primera vez el editor llegó a tiempo con los cuadernillos, si por extraña ocasión había cuatro poetas en la mesa e incluso músicos de cierre, era porque se revelaría o graduaría a nuestro inmenso Ignacio Ramírez como poeta. Y una extraña sensación de terminar el libro nos quedó con la breve presentación de nuestro personaje de "La Dama del Guante Verde y textos de otros colores", una certeza que la poesía es "la subversión de la realidad", la puesta en escena de la imaginación, por encima de los dolores personales de quien escribe y esto es muy cierto cuando hablamos de Ignacio Ramírez. Mientras yo regresaba con los músicos -Los Verseros de México- y mi gran amigo Roberto Reséndiz y una botella de aguardiente por cada bolsillo de mi chaqueta empecé el ritual de la lectura.
Quizá uno no vive de la poesía, vive de saberse poeta y en el texto que da nombre a el libro, nos revelamos en esa primera atadura libertaria entre el poeta y el pintor, ambos que ejercen un ejercicio crítico e imaginativo, "Tiene una mano desnuda y en la otra (como es de usanza en todas las derechas) se cubre con un guante verde, quizá con la intención de que se piense que aún hay esperanza aunque también es lícito creer en un muñón, una manopla o un garrote bajo el mitón señuelo" (pág.9). Como recuerdo ahora, es mitón de muerte, del Batallón Olimpia en el México 68. Pero lo mágico es que es un texto dedicado a una mujer que cobra vida y da compañía colgada desde la pared de quien narra y es más que eso, un reconocimiento a la amistad, al amigo pintor que la creó, Antonio Samudio, "toda la noche hablamos de la gran maravilla de ser ella un personaje y yo un amigazo de nuestro gran Antonio, a quien alcanzamos a escuchar carcajeándose allá lejos, a donde los violentos lo desterraron para seguir pintando este pobre país que él sabe de memoria." (pág.12)
Y esa posición desbordada y segura por los imaginadores y no los violentos, se afirma en su Monólogo del perplejo, donde empieza a confesar su personalidad diciendo una gran sentencia que debemos retomar, "¿Si no se cree en crear, en qué se puede creer ? Soy trashumante y en consecuencia desbordado y feliz, aunque mi alma se esfuerza mucho..."(pág.13). Esa certeza de que la única guerra, las únicas armas, las debemos dar con las palabras y confiesa su inefable amor por Julito, Calvino y "el desparpajo de las muchachas generosas y espléndidas que me consienten". Esa certeza de júbilo que nos da un libro.
Pero la poética se logra en esa puesta en escena de la imagen, que fácilmente reconocemos a todos esos amigos que lo abordan, las metáforas subyacen en lo cotidiano de la realidad, "La ciudad es un modelo para armar. Él sonríe: da la impresión de saber cuando alguien llega, pues lo sorprende con su figura de árbol de otoño."(pág.21) y aquí se revela la relación mítica perseguidora entre lector y escritor, y mejor no pudo llamar este relato poético, El Esquivador, donde se establece un juego de posible destrucción en un cara a cara con el gran Cronopio - no es necesario su nombre, la metáfora de árbol de otoño, es suficiente-, Ignacio lo confiesa, "Y sin embargo pasos de un solo hombre que al caminar nos da la sensación de que desfila un ejército hacia la batalla. Tuve un miedo extraño, porque daba gusto". (pág.24)
El ejercicio crítico, el no enlodar la memoria, el no olvidar que ha sido tan explícito en lo que han sido las democracias del siglo XX americano, lo deja plasmado con un acto que fue igual de sanguinario al último 11 de septiembre, sólo que este fue por los 70' y avalado por las grandes potencias, Vivir la Noticia , el recordar que el periodista también vive su realidad, no es un ser anhedónico detrás de un telepronter o micrófono. Desde la cotidianidad de un noticiero, con sus principios, sus ceremonias y ese saber que la noticia sigue latiendo en la herida, por más comunicados oficiales de calma, un pequeño homenaje a Salvador Allende, "El Maestro dejaba de sudar frío. Sabía que éramos eficientes. Daba órdenes, eso sí: "destacar lo que haya dicho el Presidente Pastrana, que el Allende no es más que un lagarto comunista". Y nosotros "sí, maestro, pero déjenos trabajar que se nos hace tarde".(pág.31). Y el punto culmen, la certeza de la noticia, del truncar a los grandes hombres, revela el alma del periodista, "No me importó que las lágrimas me resbalaran como los ríos que se van al mar en busca de la muerte que es la vida turbulenta. La pesadilla. Los periodistas también somos seres humanos - pensaba, y creía que una de las maneras de demostrar que se pertenece a la especie, es el llanto. En ese momento la objetividad me importaba un ajenjo." (pág.34)
Pero Ignacio Ramírez, nuestro Gran Cronopio, reconoce que la realidad le fascina olvidar, "Era en Santiago y en nuestros corazones borrachos donde había ocurrido el magnicidio". Y en nuestros corazones, a veces endeudados, a veces demasiado sobrios, a veces demasiado lectores, guardamos esta prosa poética, esta plaquette número 50 como la forma de gritarle al mundo que a él, a Ignacio, es imposible de olvidar, porque ha pintado con amor en palabras nuestra historia, desde siempre y para siempre.

Gustavo Ortiz , Literato por absentia
celular: 317 225 8439 , www.estacionpoetas.blogspot.com
http://www.sanesociety.org/es/estacionpoetas

No hay comentarios: